Archivos Mensuales: marzo 2012

Serie de vídeos “Portabebés en situaciones adversas” Capítulo 1: “Ventolera en la playa”

Estándar

Os presento mi serie de vídeos “portabebés en situaciones adversas”. Me gustaría recopilar aquí vídeos (y también fotos) en las que el uso de portabebés constituye una ayuda especialmente importante.
Capítulo 1 “Ventolera en la playa”
-Claves: situar las puntas del fular en la dirección contraria de donde sople el viento. En nudos atrás situarse con la espalda en la dirección al viento y en nudos delante situarse con el abdomen en dirección al viento.
-Ventajas: evitar que bebé o niñ@ se vuelva a de arena una vez enjuagado, antes de ir al coche. También ayuda a que atravesemos las dunas con más facilidad. Si nuestra criatura además consiente que se le tape la cabecita o esconde por sí mism@ la carita, evitaremos arena en sus ojitos.
-Inconvenientes: que con el viento no se escucha nada de lo que digo… XD… Transcribo: “Doble hamaca, con un fular talla 3 de 3 metros 20 y niña de 11 meses”
¡Que lo disfrutéis!

Anuncios

El por qué del nombre de este blog

Estándar

Del útero a tus brazos. Ese debería ser el camino que recorrieran los recién nacidos tras su salida del cuerpo de su madre. Sin intermediarios. Sin estaciones intermedias. El camino más seguro sin duda. Para que las primeras bacterias que colonicen ese cuerpecito puro sean las de su madre. Lo más sano fisiológica, psicológica y espiritualmente para ambos. Porque todas las historias de amor deberían tener un final feliz. ¿Pero cuántas cesáreas injustificadas o partos intervenidos conocemos a nuestro alrededor? Tristemente muchos. Si un parto fuera respetado, acompañado desde el silencio y desde la seguridad (científica) de que el cuerpo de una mujer está fisiológicamente diseñado para ello, estos finales no nos resultarían tan desgraciadamente familiares. Por eso muchas mujeres, estamos tomando las riendas de nuestros olvidados cuerpos y de nuestros robados partos y estamos tomando conciencia poco a poco, dolorosa y gozosamente al mismo tiempo de nuestro PODER. Sí, poder para dar y recibir vida, poder para crear, poder para volver a retomar lo que era y sigue siendo nuestro. Hemos vuelto a confiar en la perfección de nuestro cuerpo para parir por sí solo, algo para lo que está anatómica y naturalmente hecho. La perfecta unión de una mujer con el bebé que alberga. Por eso, en esta nueva era del poder femenino, nuestras entrañas reclaman: lo que la naturaleza ha unido, que no lo separe la (mal llevada) ciencia.