Archivos Mensuales: junio 2014

En contra del maltrato infantil, en su máxima y mínima expresión

Estándar

Hoy vomito esta entrada.

Lo aviso ya de antemano.

Porque estoy hasta las tetas de mi alma mamífera de leer que por un bofetón o una palmada en el culo no pasa nada, que una hostia a tiempo es mejor o incluso de leer adult@s que (ya hiper sumergidos en matrix y dispuestísim@s a repetir patrones sin pensar más allá) agradecen las que les dieron. Que no les pasó nada, dicen. Que son adult@s normales y equilibrados, dicen. Variante de síndrome de Estocolmo o de masoquismo, digo yo.

Es como quienes claman que la violencia obstétrica no es violencia de género. O que la episiotomía no es mutilación genital, cuando el doctor Marsden Wagner, ex director del área de salud materno infantil de la OMS lo dijo ya hace más de una década.

Es como quienes maltrataban a los negros, o a las mujeres… En ciertas épocas se veía normal…

Como ahora pegar a los niñ@s. De cualquier manera, no me importa cómo, en qué contexto ni la calidad o cantidad de hostias.

Y además es ilegal.

La ONU lleva desde 1990 poniendo el grito en el cielo porque se siguiera manteniendo el uso de la “bofetada” en países como España, donde el Código Civil en su artículo 154 rezara así:

Los padres o tutores “podrán también corregir a los menores razonable y moderadamente”.

Pero es que ahora resulta que no, que ni a eso se pueden agarrar. Resulta que desde 2007 también es ilegal en este país tan avanzado en política y en derechos humanos llamado España.

Porque en esa fecha se modificó dicho artículo que ahora dice como sigue:

“Los tutores ejercerán su cargo de acuerdo con la personalidad de sus pupilos, respetando su integridad física y psicológica”.

Equilicuá.

Con lo cual, cumpliendo la ley y adheriéndome a ella, este blog se declara en contra del maltrato infantil, en su máxima y mínima expresión.

Y ya no a nivel legal, sino lógico:

No me gusta que me peguen.

No me gusta que mis hijas peguen.

Yo no les pego.