Archivos Mensuales: febrero 2017

Lo mío son eventos agudos

Estándar

20170220_201907

Lo mío son eventos agudos.

No cronifico nada nunca.

Como cuando nací.

Doble vuelta de cordón, meconio y ya. Salí. Para qué más. No hizo falta que nadie hiciera nada, excepto quien lo tenía que hacer: mi madre y yo.

Así que igual que entonces, nunca llego a la hipoxia. Porque río, lloro, maldigo, pataleo, exploto y reviento y me carcajeo y me vuelvo a empezar.

Me río en cada lágrima y cada lágrima es un río en el que me lluevo yo toda. Y me limpio y renazco en cada gota.

Lo mío son eventos agudos.

Lloro mucho, río más.

Aprendo rápido. Perdono fácil. No guardo rencor, aunque quien me quiere lo guarde por mí. Pero el rencor alimenta oscuros monstruos que no quiero debajo de mi cama. Y olvido tanto para poder respirar.

Veo salida donde otros no la ven.

Y por eso siempre la encuentro.

Como cuando nací.

Porque lo mío son eventos agudos.

Para qué cronificar…

Anuncios

Silencio

Estándar

Silencio.  Cuando esperas la vida y te encuentras con todo lo contrario.

Silencio. Un paritorio oscuro, mudo, sin el familiar sonido del corazón del bebé. Porque ya no late.

La parte más amarga del trabajo más bonito del mundo se lleva mejor en este respetuoso silencio, sólo interrumpido por preguntas en susurros. “¿Tienes una mantita suya que quieras ponerle?” “¿Conoces grupos de apoyo?”

La madre está guapísima con sus contracciones. Pero no consigue desconectar. Su dolor espiritual supera con creces el físico.

Los padres quieren verla.

Cuando V. nace, la reciben con mucho amor, la abrazan llorando, la inspeccionan, la besan, dicen “qué bonita es”… y lo es…

V. pasó brevemente por esta dimensión, pero se lleva a domde sea muchísimo amor.

Gracias a N. y a E. por abrirme su corazón y hacerme partícipe de su amor a V.

Más info: http://www.umamanita.es