Archivos Mensuales: octubre 2013

“Demasiado corazón”

Estándar

Podríamos decir que todo vuelve a su sitio pero nada queda igual después de ser madre.

Paradójico… ¿No?

El embarazo pasa (o no), la angustia de primeriza de primeros días pasa (o no), el puerperio pasa (una vez más… O NOOOO). Bueno vamos a decir como decía Machado que todo pasa y todo queda…

Sin embargo… Hoy voy a hacer alusiones desde el punto de vista anatómico y científico, a partir de esta frase que da título al post y que  para mí hace unos 10 o 15 años quería decir esto:

Jajajaaaaa… La de veces que habré bailado esta canción, la de veces que la he relacionado con mi carácter.

Pero nunca me podría imaginar que significaría lo que para mí hoy significa.

El embarazo nos trae unos cambios anatómicos y fisiológicos únicos. Mi profesor de anatomía no podía dejar de asombrarse cada vez que veía lo que acontecía en el cuerpo de una mujer embarazada. Él lo contaba con cierto espanto, pero yo lo veo maravillada. Hay cambios que tras el embarazo vuelven hacia atrás, como por ejemplo, la posición de las costillas flotantes (que no regresan totalmente hasta su lugar de origen hasta los 2 años) o los kilos que cogemos, o el líquido que retenemos, o el cloasma gravídico… Sin embargo… Hay cambios (vuelvo a decir, aparte del maremágnum emocional y vital que supone convertirte en madre) que NUNCA involucionan. Uno de ellos, por ejemplo, es el cérvix, el orificio del cuello uterino. Nunca vuelve a ser puntiforme, a partir de nuestro parto, será longitudinal.

Pero… Hay uno que me tiene maravillada… Resulta que en el embarazo, el volumen de sangre aumenta de tal manera que el corazón se ve obligado a trabajar con ese volumen de más, y como consecuencia aumenta de tamaño… Pues bien, ese corazón NO vuelve NUNCA a su tamaño original. Se queda así, más grande, aunque sea ligeramente… Más en unos casos que en otros…

Es por eso que hoy en día tiene para mí una significación especialmente emocionante el saber que las madres tenemos un “gran corazón”, a veces “demasiado corazón”…

Pero es que si no fuera así, no tendríamos esta ENORME CAPACIDAD DE AMAR…

Image

Madre tras hacer Shantala a su hija, cerca de Kajuraho (India)

Anuncios

SMLM13 en TVC

Estándar

Seguimos visibilizando, que es gerundio… Esta vez de nuevo de la mano de Maica Luis y acompañada (aunque no la dejaron entrar en plató) por mi comadre Nohemí Hervada, estuvimos hablando e informando sobre lactancia materna en televisión. El comentario general fue destacar lo natural y desenvuelta que estaba en cámara… Y es que digo yo que 13 años dedicándome a las artes escénicas y la interpretación me servirían de algo… ¿no? En la vida, todo es suma y sigue… Os dejo con una imágenes que me tomó Maica y con el vídeo, yo salgo a partir del minuto 1h:29m:09s. Espero con curiosidad vuestros comentarios…

Image

Image

Image

Del útero a tus brazos en la tele….

Visibilizar

Estándar

Aprendí esta palabra hace unos 8 años, en los Encuentros de Igualdad de Género organizados por AHIGE anualmente en Fuente de Piedra.

Lo que no se menciona, no existe, y lo que no se ve, tampoco. Por eso la necesidad de visibilizarnos como mujeres, como actrices protagonistas de nuestra vida.

Y otra faceta de invisibilización a la mujer en una etapa importantísima de su sexualidad por parte de la sociedad es la lactancia materna. Podemos ver pechos siliconados en vallas publicitarias enormes cubiertos por minúsculos triángulos de tela pero nos molesta (o peor, nos asquea) ver a una madre dar el pecho a su hij@ (tenga la edad que tenga) al lado nuestro, sentada en la terraza de un bar, mientras nosotr@s comemos… pero es que ese bebé también está comiendo… comiendo un menú gourmet, y gratis.

Por eso, en acciones como ésta, con ocasión de la Semana Mundial de la Lactancia Materna y de la mano de Maica Luis, un grupo de mujeres decidimos mostrar esa parte tan controvertida de nuestra anatomía ejerciendo la función para la que está diseñada: ser nutriente… Confía en tu instinto y en la capacidad de tu cuerpo de alimentar a tu bebé… Porque somos mamíferas… Busca apoyo familiar, social y si es necesario, profesional… No hay mejor inversión a corto, medio y largo plazo para tu salud y la de tu bebé… Y como una imagen vale más que mil palabras, os dejo con ésta, con el marco de fondo del mar… 

El mejor nutriente hasta que mamá y cachorra quieran

El mejor nutriente hasta que mamá y cachorra quieran