Archivos Mensuales: febrero 2015

Puedes hacer lo que quieras hacer

Estándar

¿Tienes un sueño? ¿Algo que deseas con toda tu fuerza?

Ahora dime… ¿Quieres que se quede en sueño? ¿O quieres que se haga realidad?

Puedes elegir quedarte en el miedo o puedes elegir vencer ese miedo y atreverte a materializarlo.

Visualízalo. Dale forma. Infórmate, antes que todo de los caminos posibles hacia tu sueño, hacia tu futura realidad. Elige un camino y mantente firme en él.

…Pero…

Ten siempre planes B y C. Harán que si algo se desvía de lo planeado, no decaigas y veas que otros camimos existen.

Apóyate en quienes te quieren. Tus debilidades son parte de tu grandeza, parte de ese sueño que harás realidad. Son parte de ti. Pide ayuda. No hay nada malo en ello ni serás menos valiente. Acéptala y busca hombros y oídos amigos cuando los necesites. L@s amig@s de verdad estarán ahí para recordarte que estás pasando por esto sólo de camino hacia tu sueño.

…Pero…

No escuches a todo el mundo. “Yo me he presentado 6 veces, ésta es la séptima”. “Esto no lo aprueba nadie a la primera”. “Con esto, no tienes nada que hacer si no eres de ciencias”. Que te resbalen por el canalillo como una pastillita de jabón, como decía una amiga mía. Que nadie te turbe, te moleste, te empañe, el camino hacia tu sueño. Ya tienes bastante con tus miedos y dudas como para que te contaminen con lo que no es tuyo.

Trabaja. Trabaja más. Trabaja otra vez. Trabaja mejor.

…Pero…

Acuérdate que hay vida más allá de esos libros, de esos proyectos, de ese curso. Apasiónate, pero no te ciegues. Reduce tu vida social a la mínima expresión, pero no renuncies a pequeños placeres en ciertos momentos como un rayo de sol en la cara o un paseo sin rumbo, sin móvil y sin reloj. Trabaja pero no te enfermes.

Y si por alguna razón, sucede algo imprevisto. Sabes que como es tu sueño, tú lo vas a volver a intentar. Ponlo todo, pon todo lo que eres en tu pasión, en tu sueño.

El deseo está formulado. El universo lo ha escuchado. El trabajo está hecho. No te entretengas en pensar si has podido trabajar más, si hubieras podido echar más horas, más días, más sudor… Porque si te mueve la pasión como a mí, sabes que has dado todo lo que sana y sabiamente podías dar para alcanzar tu sueño.

No busco competir. Porque no me gusta la palabra competitividad.

Yo he buscado diferenciarme. Por  eso he estado pensando en lo que me diferencia de los demás. Echo mano de mi bagaje vital, de lo que me distingue de la mayoría de los opositores, veinteañeros casi todos y yo cerca de los cuarenta.

Yo sí tengo claro mi propósito. Desde el principio.

Yo sí tengo inteligencia emocional. Académica y vital.

Yo sí sé aplicar lo que memorizo. Enlazo, entrelazo, relaciono, vinculo.

Yo sí se razonar, pensar.

El deseo está lanzado al universo. Seguro que él sabe lo que es mejor para mí.

Confía. Confía en ti, hasta el final. Y si te caes, levántate. Confía.

Puedes hacer lo que quieras hacer.

(Escrito el día 27 de enero de 2015, a 4 días de presentarme al EIR)

keep calm and love