Archivos Mensuales: octubre 2016

De tormentas, mareas y partos

Estándar

Madre e hija viendo la tormenta eléctrica de esta noche:

-Mira, el próximo rayo va a caer por ahí (y va y cae). Y ahora va a haber dos rayos grandes seguidos por ahí (y ahí están).

-¿Cómo lo has sabido mamá?

-Porque llevo un rato aquí mirando y cuando una observa durante un tiempo un fenómeno natural como es una tormenta aprende a intuir el ritmo al que respira. Pasa igual con los partos. Cuando llevas un rato acompañando a una mujer de parto, intuyes cuándo va a venir la siguiente contracción, y si va a ser más débil o más fuerte.

-Ah, pasa igual que con la marea, con la serie de olas. Pequeña, pequeña, pequeña, graaannndeee, pequeña, pequeña, pequeña, graaannndeeee.

-Sí, eso es. Aprendes el ritmo de la marea, y a intuirlo, a moverte con ella. Mira, ahora va a haber otro rayo por ahí.

-Oh, mamá, esta vez te equivocaste.

-Sí, eso es parte de los fenómenos naturales como la tormenta o el parto. Admitir que te puede sorprender. Dejar que te sorprenda. Y nunca menospreciar esa capacidad de sorprenderte, de que ocurra lo inesperado, lo maravilloso. Lo maravilloso de sentirte pequeña ante algo tan grande.

fuego-en-el-cielo

Gracias a Iván por la foto, y al cielo por regalarle su fuego.

Naoli Vinaver, o la sabiduría de la partería tradicional

Estándar

Este verano, junto con dos de mis queridas amigas matroníferas, Haridian y Nuria,  tuve la oportunidad de asistir al Curso de Partería tradicional que Naoli Vinaver impartió este verano en España.
La verdad es que es impresionante ya de por sí tan solo la presencia de esta mujer, su mirada magnética, su biorritmo, su seguridad y su experiencia: 30 años en los que ha atendido alrededor de 1.500 partos, además de haber dado a luz en su casa a sus tres hijos. Su último parto, colgado en internet, fue editado y traducido a más de 12 idiomas, convirtiéndose casi en un vídeo viral. Puedes verlo en este enlace.
Naoli nos invita a aprender cómo puede ser un parto si no lo forzamos.
Ella bebe de fuentes de la partería tradicional mejicana, pero también está formada como matrona de forma oficial.
“Los partos son experiencias catalizadoras, transformadoras, transmutadoras”, nos dice, “cuando una mujer pare, además de parir a su bebé, pare también a toda la humanidad”.
Sus criterios para seleccionar a una mujer para atenderla en casa son bastante sencillos: que no sea fumadora, que tenga buenos niveles de hemoglobina, que su tensión arterial sean normal, tener la certeza de que come bien, y sobre todo, que tenga buena disposición, que tenga actitud para parir en casa.
“A veces el cuerpo pare, pero el alma se queda atrás y se desgarra; la partera debe encontrar la creatividad para poder desbloquearlo”, nos relata sabiamente.
Esta partera, que procede de una familia de artistas, comenzó su vida profesional como antropóloga y se especializó en danza, música y tradición oral africana, viajando a África para tal menester. Pero pronto después se decantó por la partería.
“Aunque siento que fui partera desde antes, desde siempre, pues desde que era niña me buscaban las perritas y las gatitas para parir, y tenían a sus cachorritos ahí mismo, a mis pies”.
Aún dedicándose a la partería, Naoli ha sabido recoger algo de la tradición artística familiar con su técnica de “Ultrasonido Natural”, en la que la experimentada partera dibuja sobre el vientre materno, ayudándose de las maniobras de Leopold, la posición del bebé dentro del útero. Asimismo, ha escrito e ilustrado un libro llamado “Nace un bebé, naturalmente”.
En su práctica, Naoli usa mucho el rebozo, tela tradicional mejicana multiusos, tejida de una manera especial, utilizada como portabebés entre otras cosas. Naoli lo incorpora tanto en el embarazo, como en el parto y en el posparto, usándolo para recolocar al bebé dentro del útero (incluso para girar a un bebé que viene de nalgas, como muestra en este vídeo), para desencajar una presentación asinclítica o posterior o para el ritual de posparto mejicano, la llamada “cerrada”.
Esta mujer sabia donde las haya, invita a reflexionar a los profesionales más resistentes al cambio con esta frase:
“¿Cómo vamos a ver las posibilidades que nos da la naturaleza si lo tratamos a todo bajo el mismo protocolo?”
Aunque aclara que “La partera no expande el protocolo sola, la mujer tiene que tener la determinación, y mostrarla”.
Con esta frase Naoli nos muestra una vez más que la partera y la mujer que pare son una, a la hora de parir, nuestro “yo animal” nos indica qué es lo que debemos hacer, pues lo sabe instintivamente.
Como comadrona, conocer a Naoli Vinaver te reconecta con la confianza en nuestras habilidades manuales e instintivas como asistentes de partos, existentes más allá (y antes) que la tecnología y con probada validez científica.

naoli-vinaver