Cómo me saqué el EIR de matrona

Estándar

Estoy escribiendo artículos sobre cómo conseguí mi sueño, como el que estás leyendo ahora y éste otro, no con el afán de publicar un libro de autoayuda, sino para servir como humilde fuente de inspiración a esas personas que no se atreven, que creen que no se merecen lo que sueñan…

Eso, eso que tanto deseas, eso, sí, te lo mereces, eres merecedora y digna de ello, tendrás que trabajar, pero si estás realmente segura de que eso es lo que quieres,no te importará y no cejarás en tu empeño.

Y lo primero, antes de seguir con esta historia es la confianza en ti. Si tú no confías en ti, nadie lo hará. Para que veas el poder de ese confianza, yo estoy escribiendo este artículo el día 29 de enero de 2015, es decir dos días antes de presentarme al EIR. No tenía ni idea de cómo sería el examen, cómo estaría de nerviosa ni la nota que sacaría yo ni la de los demás. Pero tal era mi convicción de que lo iba a conseguir, que ese día me puse a escribir esto, con total seguridad de que lo publicaría en un par de semanas.

Todo empezó, como cuento también en otro artículo cuando una actriz de teatro (yo), una apasionada de la vida, se queda embarazada por primera vez.

Más tarde que temprano tuve que parar mi frenética actividad teatral y empecé a leer cosas del embarazo. Es decir, corrijo: estas lecturas siempre estuvieron presentes, no desde el minuto cero, sino más bien desde el momento menos diez, unos 5 años atrás, en el que mi instinto maternal ruge a gritos en mi interior con la lectura de “La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente” de Casilda Rodrigáñez y Ana Cachafeiro. Poco imaginaba yo lo que ese libro iba a significar en mi vida. Estaba entonces en Granada, rodeada de una linda tribu de mujeres donde escuché mencionar la primera vez la palabra doula…

Así que, volviendo al momento de mi primer embarazo, empecé pidiendo a mujeres de esa tribu y de tribus nuevas que hallé en mi camino libros de Odent, de Ina May Gaskins… Y confirmé lo que ya sabía, que quería parir en casa, y a medida que avanzaba el embarazo, menos miraba cosas de teatro y más me metía en blogs de matronas… Y di a luz y esa pasión no pasaba… Cada vez me metía menos en foros teatrales, me interesaba menos por los castings y me embebía más  las Midwifery Today o blogs como Mimos y Teta.

Hasta que un día solté la bomba a mi pareja. Quiero ser matrona, sí, sí, matrona, ya soy asesora de lactancia, sí, ya tengo claro que me quiero formar más como doula, pero es que yo quiero ser matrona. Me parecía el mejor lugar para proteger ese espacio sagrado que es el nacimiento de un ser, el florecer de una mujer. Tuve la suerte de contar con un gran apoyo desde el principio. Vamos a por ello. Y a por ello fuimos. También fue vital una llamada a una de mis matronas, Olga Soldado, de la que se me quedaron grabadas sus palabras: “Los años pasan rápido, Mely. Si está para ti, estarás ahí, aguantarás cosas que nunca pensaste y te verás haciendo cosas que nunca imaginaste…”

Y así fue. Tal cual. Con el añadido de otro embarazo, puerperio y lactancia por medio. Y si el primer parto fue el empoderamiento, este fue el requete-empoderamiento: un parto de poco más de 1 hora que podría perfectamente haber transcurrido con la única (y valiosa) compañía de mi pareja.

Tal y como dijo Olga, los años pasaron y me gradué. Y ahora tocaba el paso final, el escalón más alto y arduo: superar el EIR y conseguir un puesto que me diera acceso a una plaza de residente de matrona.

Después de darle muchas vueltas, de pedir apuntes, de apuntarme en una academia, de quitarme horas de sueño y de moral por los suelos…

Decidí tomarme el estudio del EIR como un embarazo y el examen como un parto (inspirada por las sabias palabras de mi amiga Carol).

El examen me tenía que encontrar con el mejor estado de salud posible. Decidí cambiar ritmos, dormir bien, estudiar mucho pero sin enfermar, planear “mi parto” deseado, formular el deseo al universo, currármelo y… estar abierta a lo que el universo decida que es mejor para mí (que muchas veces no nos parece lo mejor en ese momento).

Igual que planeas con cuidado, al detalle y con conciencia tu parto en casa, pero estás abierta a la posibilidad de ir al hospital.

Tú lo has preparado todo con exquisitez. Pero los imprevistos son incontrolables. Y nada se puede controlar al 100% en esta vida.

Pero de momento tú mantén la mirada firme en tu propósito, en tu objetivo, en tu deseo y no te desvíes del camino que te lleva a él.

Y así fue, como cambiando mi método de estudio, disfrutándolo (igual que un embarazo), sabiendo que tenía un fin, bailando los temas, cantándolos (como me inspiró también mi querida lechuza Yolanda) todo pasó tal cual lo planeé.

Y así fue, como el día del examen, no luché contra las contracciones, contra las ráfagas, contra las preguntas, sino que dancé con ellas y supe ver cuál era la respuesta.

Y así fue, como, un 31 de enero del 2015, una actriz de teatro, madre, bloguera, y ante todo, apasionada y sensible con lo que quiera que haga… Se convirtió en residente de matrona…

Eres merecedora de tener lo que sueñas. Confía en ti y en tu trabajo. Cree en tu sueño. Y créalo.

Elección plazas

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

»

  1. ¡¡Enhorabuena!! Llegué de casualidad a tu blog hace unos meses, al principio de mi embarazo. Leí todos y cada uno de tus artículos y la verdad es que me identifiqué mucho con tu forma de pensar y me emocioné con tus relatos, vamos, que me enganché. Así que en cierto modo he sido testigo de este proceso. Estoy segura de que eres una gran matrona, suerte de esas mujeres a las que acompañes.
    Un beso y muchas felicidades 🙂

  2. Bravo Bravo y Bravo!! Te admiro profundamente por tanto valor, confianza, amor, fuerza y mimo. Gracias por compartirte e inspirar!!
    Te abrazo fuerte!!

  3. No tenía noticias del resultado de tu examen, pero no me cabía ninguna duda de que lo pasarías!!! Sigo confiando y deseando encontrarte en el hospital cuando me llegue el momento de parir, y ojalá seas tú el angelito que me acompañe.
    Muchas felicidades y enhorabuena!!!

  4. que estudios son para ser matrona?? que he de estudiar?? ayudame por favor.
    es mi sueño dsd pequeña .gracias no he podido estudiar antes y aunque ya vaya tarde para la vida laboral pero quiero cumplir mi sueño gracias y felicidades

    • Hola!! En España has de estudiar Enfermería a la cual puedes acceder con la PAU o Selectividad y si no puedes hacer un acceso a la Universidad si eres mayor de 25 años, sería un año más y lo puedes hacer en la UNED. Enfermería son 4 años ahora mismo y luego has de pasar un examen muy muy duro llamado EIR y tras ese examen si has conseguido una de las preciadas plazas de matrona elegir tu plaza como residente y realizar 2 años de residencia donde recibes un sueldo, pequeño, pero sueldo. En países Latinoamericanos no sé cómo va, en Hungría es una carrera aparte de 4 años y bastante caro cada año por lo que vi y en Inglaterrra son 3 años si no eres enfermera y 18 meses si sí lo eres, pero el acceso es difícil, has de manejar inglés muy muy bien y arreglar bastante papeleo.. ánimo!! Si quieres, puedes!!! Gracias por comentar!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s