Hija, tu santo coño es tuyo

Estándar

Así se podría resumir toda o casi toda la sabiduría que les quiero transmitir a mis hijas.

Y cuando digo coño, digo útero, vulva, vagina, clítoris.

Y lo hago extensible a todo el cuerpo.

Hija, tu santo cuerpo es tuyo. No dejes que nadie te lo toque si tú no quieres.

Pero hoy en esta entrada me ha salido coño.

Igual es porque estoy cabreadísima, vamos, que estoy hasta mi santo coño que quien quiera pueda meter lo que sea en el santo coño de quien no quiere y salga impune.

Estoy orgullosísima y contentísima de tener dos hijas.

También estoy espeluznadísima y aterroradísima de que encuentren con una socieda así.

Que no condena, sino que justifica.

De personas que miran para otro lado hasta que les toque a ellas.

Mujeres, cuando violan a una mujer nos están violando a todas, están profanando lo más sagrado de la naturaleza femenina, nuestros templos, nuestra esencia, entran y saquean y además se jactan de ello.

Cuando violan a una mujer, te violan a ti y a tus hijas, me violan a mí y a las mías.

Y si tenéis hijos (gracias Daida por recordármelo) os ruego que les trasmitáis también esta sabiduría:

– Hijo, su santo coño es de ella. Su cuerpo es de ella.
Hombres, cuando violan a una mujer están profanando el templo sagrado que te albergó y te da la vida, profanan también lo más sagrado de tu esencia y origen.  Mancillan lo más preciado de la naturaleza masculina.

Cuando violan a una mujer, violan a  tu madre, a tus hermanas, a tus hijas.

Si nos quedamos callad@s, estamos permitiendo, justificando y perpertuando.

Ante cualquier acoso, cualquier roce, cualquier invasión de nuestro espacio físico, de nuestro cuerpo, no nos quedemos callad@s, tanto si el cuerpo es nuestro como ajeno.

No lo permitamos. Porque si lo hacemos somos cómplices.

Por eso hoy más que otros días, miro a los ojos a mis hijas y me sale del corazón decirles con más fuerza que nunca:

-Hija, tu santo coño es tuyo.

IMG_20140628_162405_156

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

»

  1. Muy bien escrito. Alto y claro. Está en nuestras manos cambiar el futuro con nuestra actitud, rechazando y condenando cualquier tipo de violencia tanto física como psicológica y emocional. Las madres como es mi caso tenemos el poder de criar a hijos/as sanos ( a todos los niveles). Un hijo/a que crece con amor, respeto, valoración, que se siente escuchado, querido, comprendido y apoyado en sus deciones no buscará la violencia como placer.
    Yo tengo un hijo de 1 año y ayer concretamente estaba demasiado inquieto (creo que está pasando por un brote de crecimiento) y estaba muy patoso y quejica, lloraba porque estaba muy cansado pero no quería dormir. Y escucho al padre decir en un momento de estres ” Nicolás no se llora, los niños no lloran”. Yo que escucho esto le dije inmediatamente que los niños como personas que son tienen derecho a llorar, a expresar sus sentimientos y emociones. El padre estuvo de acuerdo conmigo. He puesto este ejemplo porque tenemos demasiado grabado la cultura machista que hemos heredado. Así que los que somos padres tenemos una gran responsabilidad en nuestras manos.

  2. Así me gusta, que transmitamos las cosas claras a las nuevas generaciones para que nuestros aprendizajes hayan servido de algo. Hablarles clara y abiertamente de todo, y permitir que mantengan la autoestima en buen estado, son las herramientas principales para que se respeten, en primer lugar a ell@s mism@s, y también al prójimo.

  3. No puedo estar mas deacuerdo deberiamos aprenderlo asi desde nin@s generecion tras generacion. Gracias por decirlo en voz alta. Nuestro cuerpo es nuestro. Firma una mujer reconciliandose con su cuerpo, encantada de tener coño y de haber ayudado a nacer atro. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s