El cuento de la lechera (o cómo castrar los sueños)

Estándar

El cuento de la lechera ha sido un clásico en mi infancia. Te conminaba a estar en el aquí y ahora, a no construir castillos en el aire, a tener los pies en la tierra.

Una vez más yo ahora me pregunto qué fue antes, si el huevo o la gallina. Es decir, ¿tengo que ser realista y no soñar con lo que no puedo tener? o ¿no puedo tener más cosas porque tengo que ser realista y no me permito soñar?

Este cuento me parece una manera de castrar los sueños de generaciones a través de la tradición oral.

“La lechera ordeñó un cantarito de leche de su vaquita. Se fue a venderla al pueblo, y mientras caminaba, pensaba:

-Con lo que gane vendiendo esta leche me compraré unos pollitos. Los pollitos se convertirán en gallinas que pondrán huevos y volveré a venderlos en el mercado. También podría vender algún pollo como carne. Con ese dinero me podría comprar otra vaca. Y esa vaca tendría becerros, y podré vender carne de vaca y más leche. Y con todo ese dinero quizás con el tiempo compraré una casita y….

¡Oh! El sueño de la lechera quedó interrumpido cuando tropezó con una piedra, se cayó al suelo y el cántaro se quedó hecho pedzos, con toda la leche desparramada a su alrededor…”

Este cuento es el que quieren que nos creamos. Las personas, bien ataditas y conformes en el sistema. No vaya a ser que emprendan algo que les haga crecer o prosperar a costa de sus esfuerzos y no de lo que les decimos que hagan. Porque así no hay quien se lleve pellizco…

Hace casi 5 años, empezó a fraguarse dentro de mí un sueño: ser comadrona.

Primero me hablaron de lo difícil que era estudiar con hijas. Y yo no tuve miedo de hacerlo. Luego de lo dificilísimo que era entrar en enfermería.  Y entré. Después, una vez dentro, empezaron las leyendas negras sobre tal o cual asignatura que no aprobaba “ni Cristo” a la primera. Y yo las aprobé todas a la primera. Más tarde, de lo duro de estudiar el EIR. Y en ello estoy. Ahora, de lo “casi imposible” de aprobarlo a la primera, de lo utópico de coger una plaza de matrona. Y sigo creyendo en mi sueño.

Que digo yo que imposible es lo que no se intenta. Que lo difícil con trabajo e ilusión lo es menos. Y que las pocas plazas que haya, para alguien tienen que ser. Incluso para alguien sin padrino ni amigos ni enchufe, como yo, para alguien así también. Algunas al menos. ¿Y si soy yo?

El cuento de la lechera nos enseña la lección de mirar el camino que pisamos. Eso es importante, no lo niego. Pero nos reprime nuestra capacidad de soñar con lo que queremos.

Y si finalmente me pego “el batacazo” con mi cántaro encima, al menos me he permitido soñar y he tenido el dulce momento de ese sueño real por un instante en mis pensamientos. Si no me lo permito, ni siquiera tengo eso.

Y si me caigo, ya me volveré a levantar. Y a por otra. Las veces que haga falta. Que con propósito claro y amor, todo cuesta menos. Gracias a quienes confiáis en mí por vuestro apoyo.

Tamadaba

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

Un comentario »

  1. Pues sí, así vamos, castrando sueños sin ton ni son, nos creemos los Reyes del Mambo y lo que son, son castradores de sueños, llenos de sus propios miedos, creencias y formas de andar por el mundo. Gracias a personas como tú, las cosas cambian, así que no dejes de soñar y vuela. Felicidades preciosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s