“Demasiado corazón”

Estándar

Podríamos decir que todo vuelve a su sitio pero nada queda igual después de ser madre.

Paradójico… ¿No?

El embarazo pasa (o no), la angustia de primeriza de primeros días pasa (o no), el puerperio pasa (una vez más… O NOOOO). Bueno vamos a decir como decía Machado que todo pasa y todo queda…

Sin embargo… Hoy voy a hacer alusiones desde el punto de vista anatómico y científico, a partir de esta frase que da título al post y que  para mí hace unos 10 o 15 años quería decir esto:

Jajajaaaaa… La de veces que habré bailado esta canción, la de veces que la he relacionado con mi carácter.

Pero nunca me podría imaginar que significaría lo que para mí hoy significa.

El embarazo nos trae unos cambios anatómicos y fisiológicos únicos. Mi profesor de anatomía no podía dejar de asombrarse cada vez que veía lo que acontecía en el cuerpo de una mujer embarazada. Él lo contaba con cierto espanto, pero yo lo veo maravillada. Hay cambios que tras el embarazo vuelven hacia atrás, como por ejemplo, la posición de las costillas flotantes (que no regresan totalmente hasta su lugar de origen hasta los 2 años) o los kilos que cogemos, o el líquido que retenemos, o el cloasma gravídico… Sin embargo… Hay cambios (vuelvo a decir, aparte del maremágnum emocional y vital que supone convertirte en madre) que NUNCA involucionan. Uno de ellos, por ejemplo, es el cérvix, el orificio del cuello uterino. Nunca vuelve a ser puntiforme, a partir de nuestro parto, será longitudinal.

Pero… Hay uno que me tiene maravillada… Resulta que en el embarazo, el volumen de sangre aumenta de tal manera que el corazón se ve obligado a trabajar con ese volumen de más, y como consecuencia aumenta de tamaño… Pues bien, ese corazón NO vuelve NUNCA a su tamaño original. Se queda así, más grande, aunque sea ligeramente… Más en unos casos que en otros…

Es por eso que hoy en día tiene para mí una significación especialmente emocionante el saber que las madres tenemos un “gran corazón”, a veces “demasiado corazón”…

Pero es que si no fuera así, no tendríamos esta ENORME CAPACIDAD DE AMAR…

Image

Madre tras hacer Shantala a su hija, cerca de Kajuraho (India)

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s