Si no te gusta mi blog

Estándar

Si no te gusta mi blog… Puedes dejar de leerlo en este preciso instante…

De corazón te lo digo.

No tienes más que poner otra dirección en la barra o cerrar el navegador. Sencillo.

Pero… Vaya… Veo que sigues ahí…

Así que te voy a decir unas cuantas cosas que puedes hacer si no te gusta mi blog.

Si no te gusta mi blog… Puedes criticarlo. Yo apruebo todas las entradas a no ser que contengan insultos fuertes o que sean realmente de mal gusto.

No bloqueo o elimino entradas simplemente porque no estén de acuerdo con mi pensamiento. Es admitir que también me equivoco.

Y saber escuchar. Aprendo de las críticas y me sirven para mejorar como bloggera y como persona. Así que gracias a las críticas.

Si no te gusta mi blog… Puedes dejar de leerme, de nuevo te sugiero…

Pero… No, parece que tus ojillos están clavados en la pantalla por un no sé qué de curiosidad o morbo, o ver dónde me equivoco para poder criticarme mejor.

Vale, pues sigo.

Si no te gusta mi blog… Puedes analizar qué es lo que no te gusta de él, porque probablemente sea algo que tampoco te gusta de ti.

Es una técnica de crecimiento personal que aprendí hace tiempo y que me parece fascinante. Muy recomendable.

Si no te gusta mi blog… Puedes hacer tú uno. Lo que no puedo asegurarte es que yo me pase por ahí, porque yo sólo leo blogs que me gustan o me interesan. No tengo mucho tiempo libre y el poco que tengo lo uso en cosas que me aporten. Y tampoco lo utilizo en meter cizaña o desahogarme en blogs que no me gustan porque pienso que no merece la pena. Además ya tengo mi blog.  Donde al fin y al cabo, escribo lo que me da la gana.

Anda… ¡Me has leído hasta el final! Es increíble, para alguien a quien no le guste mi blog.

Hoy en día es muy difícil que te escuchen, y menos que te lean. Así que, una vez más GRACIAS.

Fácil: si no te gusta, no lo mires

Fácil: si no te gusta, no lo mires

 

 

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

»

  1. Citando una célebre frase k usa mucho mi padre….”desde que se murió romanones…aki cada uno hace lo que le sale de los cojones…” y mucho más en su propia casa,el que se asoma a mirar por la ventana,si no le gusta que no se una a la fiesta….

  2. Querida Mely:
    Si no me gustara tu blog no lo leería, pero el caso es que, aunque me guste, puedo estar en desacuerdo con algunas entradas y, claro, si esas entradas se vuelven “la norma” del blog, por supuesto que optaré por dejar de leerlo, pero hasta ahora me ha resultado más enriquecedor que lo contrario.
    Estoy de acuerdo contigo en que los demás son un reflejo de nosotros mismos y cuando algo resuena del modo que sea en nuestro interior es porque lo similar o lo opuesto es un aspecto a trabajar de nosotros mismos. Así que tal vez buceando en tu interior descubras la verdadera causa de tu ensañamiento personal con ciertos temas o personas. Por mi parte, ya lo he hecho con tu post (que por cierto, decidí no comentar a pesar de parecerme cruel y despiadado), y sé exactamente que tu forma de juzgar a personas que no conoces de cerca es algo que yo me trabajo día a día, es mi caballo de batalla constante, por tanto, también está dentro de mí, no lo apruebo de ti porque tampoco lo apruebo en mí. Y no lo apruebo porque cuando he sido yo la persona objeto de juicios injustos y sin conocimiento de mis circunstancias y sentimientos, me he sentido muy mal, poco querida, poco comprendida… y al fin y al cabo, creo que todos nos equivocamos y hacemos daño a otros, la mayor parte de las veces, sin ser nuestra intención. Por eso trato de ponerme en el lugar “del otro” en todas las situaciones y la verdad, cuando me enteré de la noticia de Shakira, aunque me dio la misma pena que a ti todo lo que tú comentaste, también me la imaginé asustada amarrada en un quirófano, dudando de sí misma y de su decisión, dolorida, insegura y puérpera. Hiciste alusión a que tiene los medios para sanarse y para hacer las cosas de otro modo, y tal vez tengas razón, pero creo que no podemos asegurarlo Mely, porque si miramos un poco el mundo del espectáculo son muchos los artistas que caen en adicciones, que incurren en comportamientos que ponen en riesgo sus vidas, que se suicidan incluso… Tal vez tengan todo el dinero para trabajarse sus bloqueos, sus infancias, etc… pero por alguna razón esto no sucede y no creo que sea casualidad. Supongo que en ese mundo no hay nada lo suficientemente auténtico, me imagino que habrá mucha fachada, mucha “imagen” de cara a la galería… y por eso les resultará difícil profundizar en sí mismos, en su corazón, conectarse con su naturaleza…
    Espero que no te moleste mi comentario, realmente mi única intención es aportar otro punto de vista y confío en que tú puedas apreciarlo. Si no es así, puedes borrarlo.

    Un abrazo!!

    • Querida mamadenoa:
      Gracias por tu reflexión que también me hace reflexionar.
      Como sabes, no siempre me he dedicado al mundo de la maternidad, sino que me he movido en un mundo muy parecido al de la persona de la que hablo.
      Ello me ha dado la oportunidad de ver cosas semejantes a esta “in situ” y ver también lo tentada que podría estar yo en un momento dado de seguir su ejemplo… o no.
      Efectivamente, eso que no me gustaba en esas personas era un reflejo de un impulso de ser como ellas que estaba en mí, yo podía hacerlo igual… o no, y trabajarme y trabajármelo.
      No voy a decir que mi entrada anterior es lo mejor que haya escrito nunca, pero lo hecho, hecho está, espero que también invite a la reflexión y por lo menos dé qué pensar (que esa era mi intención primera) y no sirva para que sus admiradoras sigan su ejemplo por el modo de expresarme, que algunas personas pueden traducir como violento (aunque yo lo vea más irónico).
      Yo soy muchas cosas: mujer, madre, doula… y esta vez he escrito como persona que tiene derecho a tener su opinión sobre una decisión del modo de una persona de dar la bienvenida a un hijo a este mundo. No soy su doula, ni su amiga, quizás antes era su fan, cuando iba con su guitarra y se me antojaba más representación de la mujer latina, o cuando pensaba que hacía danza del vientre por otras razones.
      Y no, no podemos asegurar nada. Cada una tiene la certeza que se da a sí misma. Ella puede decidir lo que quiera, aunque haya arrastrado a su hijo en la decisión, que es lo que más infame me parece.
      También yo he arrastrado a mis hijas en mis decisiones: tenerlas en casa, seguir dándoles el pecho, es verdad, pero le pese a quien le pese, sigo diciendo que (aunque lo haya hecho por amor e instinto) la evidencia científica me respalda más.
      Tu comentario no me molesta para nada, ya que está escrito desde el respeto y la absoluta corrección de formas. Aún no he borrado ningún comentario de mi blog, sólo lo haría si viera insultos fortísimos o atentados en toda regla contra el buen gusto. Si he aprobado todos los comentarios… ¿cómo no aprobar el tuyo, que además está hecho desde lo constructivo? Besabrazos y muchísimas gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s