Mi mamá me mima, mimo a mi mamá…

Estándar

Así empecé yo a leer… Bueno, yo y creo que la mayoría de mi generación…

Esas palabras quedarán imborrables en mi memoria, me encantaba esa frase y el sonido de las “emes”, además decía algo tan bonito…

Pero…

La cosa es que… llegados a mayores todo cambia.

Si eres una niña mimada no sabes hacer nada.

Si eres una mimosa eres una pegajosa pesada.

Si mimas a tu hijo… entonces estás perdida. Te han ganado la batalla, sucumbiste a la tiranía de tu hijo/-a.

Repasemos un poco de historia, sólo un poco.

Cuando vivíamos en plena naturaleza y aún éramos nómadas, los  bebés llevados en brazos, “mimados” eran los que tenían menos posibilidades de que se los comiera una fiera, o de coger una infección, o de morir por hipotermia o golpe de calor. Ante esto, como mecanismo de supervivencia aprendimos a llorar, porque eso significaba, que nos cogían, nos “mimaban” y seguro que nos daban más teta. Lo que es igual a más supervivencia. Con lo cual, de entrada ya los bebés “más llorones” son los descendientes más puros de los supervivientes.

Hagamos un salto temporal y pasemos a Esparta, grandes y crueles guerreros, sí, pero también grandes estrategas y famosos por su fortaleza… Pues bien, en esta civilización, los niños eran propiedad del estado, no de su familia. Algo horrible para nosotros hoy en día, claro está. Pero… esto sólo se hacía efectivo a partir de los 7 años. Antes, incluso los espartanos tenían claro que para que un guerrero fuera “fuerte” (psicológica y fisiológicamente, no autómata ni sumiso) necesitaba: el cariño, mimos y alimentación que solo una madre puede dar… Porque sí, la edad del destete en Esparta (la edad biológicamente más equiparable, si nos comparamos con nuestros “parientes” primates) eran los 7 años (coincidiendo también con el fin de los “dientes de leche”).

Pero… perdón, me voy por las ramas, es que el tema me apasiona tanto…

Sigamos en esta línea cronológica particular que nos hemos trazado. Ahora estamos en la Alemania pre-nazi, donde los niños eran adiestrados para dormir con un método conductista que inventó un tal Ferber y dicho método consistía en… dejarlos llorar… ¿os suena eh? Desgraciadamente, a mí también… para que veáis que hay personas que no pueden dárselas de originales. Seguro que más de una tuvo el ofrecimiento de regalarle o prestarle el librito del señor del que os hablo (de cuyo nombre no quiero acordarme). Pues bien, estos niños de la Alemania pre-nazi adiestrados con la metodología Ferber, se convirtieron en mano de obra barata y sumisa, y lo que es peor, fueron los votantes de… Hitler…

Fin del paseo por la historia. Para mí es bastante.

Prefiero tener una “pequeña tirana” en casa, aunque yo me niegue a llamarla así, que una niña que no pueda sobrevivir, o que sea sumisa, autómata y no pueda decidir por sí misma.

El mundo productivo necesita madres desapegadas, alienadas y listas para volver al mercado lo antes posible, sin reparos por dejar unos hijos demasiado pequeños que la necesitan… y que aprenden pronto a ser a su vez mano de obra obediente… Así nos quieren obligar a verlo.

¿Tu hijo está enmadrado? Preferible a que esté “enguarderiado”.

¿Tu hijo está apegado? Preferible a que sea un despegado.

¿Tu hijo es un mimoso? Preferible a que sea un belicoso.

Para mí está claro.

No sé cómo van los métodos de lectoescritura empleados en colegios públicos hoy en día, pero creo que ahora que a mi hija mayor le queda poco para empezar a leer, la sentaré en mi regazo y, entre beso y beso, leeremos juntas la frase que tanto me gusta:

“Mi mamá me mima, mimo a mi mamá”

… y mi papá, también…

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

»

  1. Me encantó, Mely. Cómo puede ser que una y otra vez, cuando tengo a Alejo cogido en brazos, las preguntas sean… Y qué vas a hacer cuando pida juguetes? Y qué vas a hacer cuando vaya al colegio?

    • Esos comentarios suelen provenir de personas con su propia herida abierta y que han sufrido a su vez falta de brazos.. ¿cuando pida juguetes? Darle los que racionalmente pueda ( y seguro que esos mismos se apresuran a regalarles juguetes de lo más estúpidos) ¿cuando vaya al cole? Darle brazos el resto del tiempo, y llevarle en brazos a la ida y a la vuelta… Es gratis, y previene muchas patologías mentales futuras!! Besabrazos!!

  2. si es que esta claro… los q hacen los libros lo saben (mi mama me mima…), los q se dedican a la publicidad tambien ( siempre sale niños felices en la cama con sus padres, todos riendo) y los q inventan logos (x ahi tengo un body de mi hijo q dice “all i need is love”)… porq despues intentan vender la moto..??. sera verdad eso de q nos quieren sumisos…

    • Claro que nos quieren sumisos, y consumidores, los mimos, los brazos y el amor, aún son gratis, y como no se lucran con eso.. boicotean e invantan todo tipo de aparatejos sustitutivos, cuando nada, nada, nada sustituye a una madre… Besabrazos!!

  3. Totalmente de acuerdo, salvo en que los métodos crueles sean conductistas. Eso es darle una credibilidad de la que carecen. El conductismo va mucho más allá de Pavlov y tiene en cuenta dos factores que los métodos “déjalo llorar” olvidan: que existen necesidades fisiológicas (no es lo mismo dejar llorar a un bebé de 6 meses que a un niño de 3 años con un berrinche por querer una golosina) y que la persona que administra estímulos “negativos” se vuelve ella misma “negativa” . El conductismo nos ha dado una forma de educar en positivo, y los métodos “que no se acostumbre” no tienen base científica alguna, sino que se basan en hipótesis sin más.

    • Hola Livia, en parte de acuerdo contigo y en parte no. Piensos que estos métodos crueles se basan en conductismo mal aplicado, pero conductismo al fin y al cabo. Y creo q son igual de malos los premios que los castigos, aunque se los venda como “positivos” ya que condicionan el amor hacia nuestrxs hijxs al buen comportamiento de éstxs. “Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite”

  4. A mí también me repele el conductismo y el método CIO. Yo había leído que la idea de fijar horarios a la lactancia también venía de querer adiestrar a los futuros obreros durante la revolución industrial.
    ¿Qué métodos recomiendas para ayudar a nuestros peques a dormir?

    • Como método-método no hay ninguno en sí puesto q es el sueño es un proceso madurativo q cada niñx alcanza en su momento. Cosas q ayudan, sí, el colecho, el respeto y el amor. Tb leer a Rosa Jové puede ayudarte a entender el sueño infantil. Besabrazos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s