Parir y surfear

Estándar

Hace tiempo que quería escribir sobre la relación entre estos dos conceptos, que pueden parecer en principio tan dispares. Fue a raíz de mi segundo parto.

Me explico, para quienes no me conocen: yo suelo tener imágenes en momentos intensos de mi vida que a veces me dan una clave para solventar con mayor rapidez o facilidad  la situación  a la que me enfrente. Y en este segundo parto, durante una contracción, tuve una imagen, la de un surfero surcando una ola, aprovechando su fuerza, no yendo en contra de ella (algo también parecido a la filosofía de las artes marciales). Y se me ocurrió que parir podía ser algo  parecido a surfear.

Algún tiempo después, le comenté esta imagen a mi pareja, y la idea de escribir este artículo. Él también vio la similitud. Es curioso porque yo nunca he surfeado ni él nunca ha parido (obvio), pero sí que ha sido testigo de los partos de nuestras dos hijas y ha leído varios libros y artículos de Michel Odent e Ina May Gaskins.

Desde mi experiencia de madre de dos hijas no surfista (pero pareja de un surfero) se me ocurre hacer la siguiente comparación:

Parir es como surfear. Si vas en contra de la ola, ésta te derriba o te escupe a la orilla, y tienes que volver a hacer todo el trabajo de nadar hasta la siguiente ola, quedando cada vez más agotada. Pero si aprovechas la fuerza de la ola, y vas a su favor, ésta te eleva en su cresta y puedes surfearla de pie hasta que la ola se acaba y entonces te queda una especie de calma exhausta pero satisfecha que te da fuerzas para subirte a la siguiente ola.

Pero es que parir es aún mucho mejor, porque es como si cada ola fuera más grande, más alta, más fuerte, y la última ola fuera como una gran y fastuosa ola con un tremendo tubo que puedes acariciar con la mano, en una especie de clímax de placer. Ya solo queda dejarte arrastrar hasta la arena y sonreír sintiendo el sol sobre tu cara. Ya solo queda relajar tu cuerpo y sonreír sintiendo el calor de esos pequeñísimos labios en tu pecho.

Y hay algo más… No me imagino surfear sin olas, ¿habéis ido alguna vez a esas piscinas de olas artificiales? ¿A que no son lo mismo? Como tampoco me imagino surfear drogada… corro el riesgo de ahogarme y no me enteraría del placer de disfrutar del tubo de la última ola.

No, lo mío es el surfing tal cual: meterme en el agua el día que realmente haya olas (nada de inducciones ni piscinas artificiales) estando serena, a solas con mis propias oxitocinas y endorfinas, que ya son más que suficientes.

Creo que me voy a comprar una tabla… ya os cuento…

Anuncios

Acerca de deluteroatusbrazos

Soy Mely, mamá de Dafne e Indira. He comprobado por mí misma que el cuerpo de una mujer tiene el poder y la sabiduría para parir por sí misma. Este blog nace con el deseo de apoyar el embarazo consciente, la lactancia materna y la crianza en brazos con portabebés o sin ellos. Me gustaría que algún día todas las mujeres dijéramos que hemos tenido el parto que queríamos tener, es por ello que mi intención es informar y apoyar desde el rigor científico, el calor humano y el respeto. Espero que os guste este blog y aportar con él mi granito de arena para una sociedad menos violente desde un nacimiento más tranquilo y pacífico.

Un comentario »

  1. Hola, primero que nada felicitarte por tu blog, he leido varios articulos y me gusta la intencion, fluides y sencilles que pones en ellos; este articulo de Parir y Surfear, particularmente me llama la atencion por que entiendo a la perfeccion lo que explicas de la ola y tambien comprendo y apoyo el tema de parir en casa con intimidad y respeto ya que soy de la misma filosofia pero me gustaria por lo menos intentar ampliar un poco la vision ya que mi experiencia fue un tanto diferente en mi primer parto, que despues de 42 semanas de embarazo y ya por motivo de mi propia seguridad y la de mi bebe, mi parto en vez de ser en casa como yo lo hubiese deseado termino siendo en un hospital e inducido con oxitocina y si desde luego epidural, vamos todo lo q no habia imaginado ni en mi peor pesadilla, aun asi con el protocolo hospitalario etc… te puedo decir que mi experiencia fue bellisima, escogi mi matron ya que la que me hiba a atener no me gustaba para nada, me basto con decir que me la cambiaran q me daba igual pero esa mujer yo no paria y lo hicieron, me toco un matron y una enfermera maravillosos que me dio la tranquilidad y la seguridad suficiente en todo, desafortunadamente con la oxitocian el dolor es muy muy fuerte y me desmayaba o me ponian epidural y el manejo de la epidural fue fantastico me relajo ese dolor intenso y aun asi me permitia sentir mis contrancciones con un control absoluto, y haciendo uso de tus palabras, lo que para ti fue esa ultima ola, (yo tambien veo imagenes en momentos cumbres me via mi misma y lo hice fisicamente) para mi fue un grito de liveracion de todas las mujeres que lleva mi ser un grito que desee soltar en medio del paritorio sin importarme nada ni nadie tan solo el deseeo de soltar el sonido de mi mujer ancentral un grito eterno que termino en una frase que jamas olvidare “abre los ojos mira tu hija” y al abrilos encontrarme con la mirada mas dulce que jamas hubiese imaginado, mismo intante tenerla en mi pecho “mi cachorrito pegado a mi a mi pecho” seguido de una calma absoluta. Con esto tan solo quiero dar un poquito de constancia de q lo otro a veses lamentablemente puede ser necesario (siempre existen casos extraordinarios) y aun asi con en medio de piscinas artificiales e inducciones, puede llegar a ser maravilloso y terminar viendo el sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s